top of page
  • Foto del escritorÁlvaro García-Donas

Epicondilalgia, La importancia del diagnóstico diferencial para su tratamiento.

Actualizado: hace 5 días



La Epicondilalgia es una lesión que afecta a los tendones de la región del codo, es comúnmente conocida como codo de tenista debido a la frecuencia con la que sucede en este deporte y en el pádel. El diagnóstico diferencial es crucial para determinar la causa exacta del dolor y diseñar un plan de tratamiento óptimo.


En el caso de la epicondilalgia, no se debe confundir con la bursitis olecraniana, la tendinopatía del tríceps, lesiones del nervio radial o lesiones cervicales entre otras que pueden presentar síntomas similares. Es importante realizar una evaluación minuciosa de los antecedentes del paciente, examinar la zona afectada y realizar varias pruebas específicas (como lo son el ULTTC, pruebas de neurodinámica o puesta en carga de la estructura tendinosa).


En nuestro trabajo la ecografía es una herramienta fundamental que aporta un valor añadido a la evaluación de la epicondilalgia. Esta puede ayudar a identificar cambios en los tendones y descartar otras posibles causas del dolor, como la presencia de calcificaciones o roturas parciales, además de controlar su evolución durante el proceso de readaptación.


En cuanto al tratamiento de la epicondilalgia, suele dividirse en varias fases:


  • Fase aguda: Durante esta etapa, el objetivo principal es aliviar y controlar el dolor y reducir la posible inflamación. Esto se puede lograr mediante la aplicación de frío, el vendaje adecuado, diatermia, electroterapia, terapia manual y por supuesto empezar a realizar los primeros estímulos de fuerza.

  • Fase subaguda: En esta etapa, el enfoque se centra en la restauración de la función y el fortalecimiento de los músculos y tendones implicados.

  • Fase de readaptación: Una vez que el dolor y la posible inflamación han disminuido y la función ha mejorado, se procederá a perseguir el objetivo del paciente. Este puede ir desde hacer su vida cotidiana como coger una botella de agua o cargar con una bolsa pesada, hasta volver a practicar su deporte como el pádel, tenis o golf.

  • Prevención de recaídas: Es esencial identificar e intervenir en los factores de riesgo extrínsecos que pueden contribuir a la aparición de la epicondilalgia. De igual manera es importante mantener una rutina de ejercicios adecuada para fortalecer y estabilizar el codo. Esto ayudará a prevenir posibles recaídas, entre otros. Esto puede incluir cambios ergonómicos en el lugar de trabajo y técnicas de entrenamiento adecuadas en el deporte que estemos practicando.

Recuerda que el tratamiento específico puede variar de un paciente a otro, por lo que es fundamental contar con una evaluación completa por parte de un profesional de la salud para establecer un plan individualizado y adaptado a las necesidades de cada persona.

46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page